Foto: Rafael Blancas C. / Abril 2017

Por: Rafael Blancas Cervantes

 

Existe una delgada línea entre el querer y el hacer, debido a los diferentes factores que repercuten en las decisiones que tomamos todos los días en los diferentes rubros. Desde qué camisa/blusa nos pondremos, cuál color, qué estilo, marca, etc, hasta si dedicamos o no tiempo para hablar con Dios (quienes creemos). El factor tiempo es determinante porque dependemos de cada segundo, en un segundo alguien muere en un segundo alguien nace.

Ejecutar cualquier acción independientemente si es física o mental conlleva sus retos, en algunos casos con resultados óptimos y en otros no tanto. Y aunque hay un manual de “cómo andar por la vida de manera correcta”, en ocasiones preferimos hacer que la vida sea complicada, porque hay preocupaciones, pero también alegrías, a veces discordias, falta de perdón, con menos decepciones, con más confianza, con menos lamentos, con más oportunidades, a corto o largo plazo, siempre hay una luz de esperanza en medio de la oscuridad. El problema es que no permitimos que esa luz aparezca de forma espontánea. Nos desesperamos, y corremos a prender la luz.

Como un niño en su recámara en medio de la noche y una tormenta, tiene miedo, hay relámpagos y la oscuridad lo abruma. Él recuerda que siempre que hay episodios así llega la ayuda, pero deja pasar unos segundos y decide levantarse a prender la luz; sin embargo, antes de llegar al interruptor se abre la puerta, es su madre, quien conoce bien a su hijo y ha ido a la recámara para estar con él, para que el temor desaparezca.

Hacer elecciones correctas, bien pensadas, con la dirección de quien nos conoce mejor que nadie, aquel que conoce nuestros problemas, nuestros anhelos, nuestras fallas, nuestros pecados, todo lo que hay en cada rincón de la mente y corazón, Él es el único que puede dar paz en la tempestad. Lo mejor de todo, es que dejó un manual de “cómo andar por la vida de manera correcta”. Busquemos ese manual, está disponible las 24 horas del día los 365 del año, es solo cuestión de invitar al autor a que juntos lean, y con su poder, gracia y amor, sin duda, esa delgada línea entre el querer y el hacer traerá grandes bendiciones para tu vida, en los diferentes rubros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s